Dzulum

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi Sicker Bio's Cuestionario

Etiquetas

relato satanismo audio lovecraft sicker bloomerfield dzulum video tech poe bloch king blog manuales html campbell


El previsor

La campanilla de hojalata tintineó por encima de la puerta.
Van Gor levantó los ojos del bolígrafo que bailaba entre sus largos dedos; el hombrecillo entró lentamente arrastrando sus piececillos por la moqueta, pese a lo lentamente que se cerraba la vieja puerta tuvo que hacer un movimiento con el hombro para no golpearse. Van Gor reprimió una risilla al ver a personaje tan excéntrico: embutido en una gabardina, un ser enjuto que apenas se elevaba a 1’50 sobre el suelo, escondía un rostro arrugado bajo el cuello levantado del abrigo, su calva brillaba bajo los tubos de luz que albergaban a miles de polillas en el techo, el poco pelo que le quedaba apuntaba hacia el cielo, enredado como el de un vejo loco.

-Buenos diasss caballero- con un gesto apaisado invitó al hombrecillo a sentarse -¿qué desea, quizás una corona de flores, una ceremonia en recuerdo de un ser querido?.
-Es mi mujer la que necesita de sus servicios- se acercó a la mesa y apoyó sus pequeñas manos entrelazadas sobre la mesa; Van Gor dibujó en su cara una de las expresiones de falsa condolencia que solía extraer de su amplio catálogo-… cuando nos casamos no tenía importancia que yo tuviera 20 años más que ella, todo funcionaba muy bien… pero el tiempo me ha castigado y ya no puedo darle lo que ella quiere… -a medida que hablaba parecía desinflarse en el sillón-… es muy atractiva, ella dice que me quiere… pero yo sé que no ¡oh si! yo sé que cuando me voy ella se acuesta con fuertes jóvenes que la hacen gozar, y eso es muy duro.

-De verdad lo siento, pero lo que usted tiene que hacer es recordar los buenos momentos que han compartido -arrugó la frente con un aire de comprensión que el hombrecillo despreciaba con su desidia-. Bueno señor, ¿y como quiere que sea la ceremonia?
-No escatime en lujos, quiero lo mejor para ella- un fajo de billetes arrugados apareció mágicamente en su bolsillo- lo mejor para ella… si.
-Bueno señor, haré que no olvide este momento -mientras hablaba cogía rápidamente el dinero- solo tiene que rellenar este formulario… tome.

El hombrecillo cogió el papel y lo rellenó rápidamente, apoyándose en la palma de su mano.

-Tome, ya está- se levantó, estrechó débilmente su mano, que desapareció dentro de la de Van Gor y se dirigió a la puerta.
-Espere señor… -Van Gor se levantó del asiento con el papel en la mano- ¿a qué hora falleció su esposa?.. no lo ha puesto, es importante.
El hombrecillo miró al reloj que colgaba polvoriento en la pared durante unos 5 segundos.
-Bueno, son las cuatro y media… póngale dentro de una hora, supongo que me dará tiempo a llegar a casa.

Van Gor se quedo petrificado viendo como la puerta se cerraba y la pequeña figura desaparecía entre la lluvia.

FIN

Publicación September 29, 2022
relato Ultimas publicaciones

Sociales

Dzulúm usa tecnologias:

Dzulum Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.