Dzulum

Inicio Enlaces Galerias Descargas Sobre Mi Sicker Bio's Cuestionario

Etiquetas

relato satanismo audio lovecraft sicker bloomerfield dzulum video tech poe bloch king blog manuales html campbell


Magia Satánica

Magia Satánica

—Ordo Templi Satanas—

La construcción de un Trabajo Mágico Satánico es a la vez compleja y simple. En la mayoría de las tradiciones mágicas, hay una ortodoxia muy estricta que considera ciertos elementos obligatorios y esenciales para el éxito del hechizo en cuestión, elementos como las fases de la luna, el número de veces que se debe hacer sonar una campanilla, etc. A menos que los fórmulas se siguan al pie de la letra, el operador puede tener ninguna expectativa de éxito. Esto generalmente es porque se ven funcionamientos mágicos tales como penetrar en otras dimensiones, o planos, invocar entidades y poderes extraterrestres, y cosas por el estilo. Probablemente estas entidades y poderes sean bastante caprichosas a la hora de elegir dónde y cuándo aparecer, y a menos que pase algo excepcional, el mago puede esperar nada más que tiempo desperdiciado a cambio de sus esfuerzos.

La Magia Satánica, por otro lado, como ciertas otras formas de magia (como la Magia del Caos), es mucho más libre de restricciones en su construcción y ejecución. De hecho, puede decirse que cada acto de la Voluntad, cada acto consciente de creación es de hecho un Trabajo de Magia Satánica. En la Magia Satánica hay pocas reglas, y, de acuerdo con los principios de individualidad expuestos por el Satanismo, a cada Mago Satánico se le anima a proponer sus propias formas y rituales para la formulación de hechizos.

Esta actitud algo floja proviene del concepto Satánico de lo que forma en realidad la base de la magia. El Satanista ve el centro de cada trabajo mágico como siéndolo el mismo mago, en lugar de que lo sea cualquier entidad externa. La meta de todos y cada uno de los Trabajos de Magia Satánica, ya sea si fue realizado exclusivamente en una cámara ritual privada o por los centenares de participantes comprometidos en una reunión al aire libre (como los rallys nazis), es dar energía a la Voluntad del participante(s). Logrando un enfoque suficiente para la Voluntad, es como se siente que pueden lograrse resultados físicos reales.

El proceso real por el cual se obtienen estos resultados no es muy pertinente al Mago Satánico. Si el Mago está efectuando cambios en los estratos del quántum del universo, o proyectando energías mentales desde dentro de la mente, o simplemente ajustando resonancias subconscientes dentro de su propia mente lo que le ayudará a provocar el resultado deseado, o una combinación, está totalmente fuera del punto. El punto es que los rituales tienen un efecto. ¿Cuándo se logran los objetivos, quién se preocupa de los medios?

Sin embargo para lograr esta “sintonización” precisa y la atenuación de la Voluntad del mago, es necesario para el Mago el estar ubicado en el estado mental adecuado. Es este hecho el que crea la necesidad de los ornamentos tradicionales de Trabajos mágicos; las llamas, dagas, pentagramas, y cosas por el estilo. Todas esas cosas no significan nada en ni por sí mismas (no obstante las protestas de los practicantes de “magia compasiva”). Más bien, toda la parafernalia ocultista no es más que herramientas para reforzar el ánimo del mago. Aún sabiendo conscientemente que los aditamentos son de por sí inherentemente inútiles, su simbolismo e impacto emocional son significantes. Tan significantes, de hecho, hasta el punto de ser necesarios para crear el estado de ánimo requerido para un Trabajo exitoso.

De hecho, cuando el Mago Satánico crece en experiencia y conocimiento, pude facilitarse cada vez más el lograr el estado mental apropiado y enfocar su Voluntad sin necesidad de una parafernalia tan detallada. La clave principal en la Magia Satánica es hacer lo que de resultado.

Por supuesto, esto no debe verse como una renuncia completa al ritual. La idea de ritual por sí tiene un lugar bien asentado en la psique humana. Los rituales traen con ellos un sentimiento inherente de estabilidad y confort, aun cuando no lo sea por una razón verdadera. A veces este sentimiento de estabilidad, el conocimiento que otros han hecho, está haciendo, y harán de nuevo la misma cosa que el Mago está haciendo puede ser un elemento psicológico importante cuando de dirigir un ritual se trata.

Desde un punto de vista institucional, los rituales asumen un papel aún más significativo. La conducción de rituales por organizaciones tiende a extenderse y a extender el sentimiento de estabilidad del grupo, y refuerza la confianza del número de miembros del grupo en el propio grupo. En este punto, los rituales mágicos no se diferencian para nada.

También es posible mezclar y emparejar los dos principios, empleando ciertos elementos de Trabajos de Magia Satánicos “hechos de antemano” y entretejerlos con los elementos “hechos en casa”, es decir, elementos naturales del medio donde se efectúe el Ritual. En esta forma, la consistencia y estabilidad del sistema ritual puede combinarse armoniosamente con la rendencia individualista tan importante en el mantenimiento de la vitalidad Satánica.

En este punto, debe aclararse algo. Considerado la naturaleza egoísta de los Trabajos de Magia Satánicos, el concepto entero de sacrificio animal o humano está mandado a recoger. Cuando uno finalmente asimila la idea de que las palabras y acciones físicas del Trabajo son poderosas en sí y por sí mismas, se pierde toda justificación de un sacrificio. Si estás realizando un ritual de destrucción, diseñado para borrar a un individuo o cosa dada, y sientes que tu Voluntad puede elevarse a un punto cercano al delirio zambullendo tu daga en el corazón de alguien, entonces, hazlo así, representacionalmente, es decir, simbólicamente, como un psicodrama. El simular un sacrificio humano servirá para enfocar tu Voluntad tanto como uno real, y sin las nocivas consecuencias sociales y legales que implica un asesinato. No puede enfatizarse lo suficiente que el Mago Satánico usa la parafernalia del Trabajo Mágico como apoyo, sin importancia significativa de sí mismo. Entendiendo esto, se anula la necesidad de un sacrificio real de un humano o animal.

Incluso cuando el Mago Satánico alcanza el punto en su desarrollo mágico donde él puede realizar rituales “al vuelo”, sin beneficio de algún adorno ritual, uno de los factores más importantes involucrados la canalización de la Voluntad es la propia imagen de los Magos. Sin un fuerte sentido del ego, y una imagen de sí mismo bien definida, el Mago Satánico encontrará difícil, si no imposible, lograr el estado mental apropiado necesario para el enfocamiento de la Voluntad requerido en una Trabajo exitoso. Hay muchas técnicas que pueden emplearse para ayudar en la definición de la imagen-de-sí-mismo, y cada Mago (o grupo de Magos) debe usar cualquier cosa que mejor les sirva a sus propósitos.

Relacionado a la importancia del sentido de la imagen-de-uno-mismo está el concepto del respeto de sí mismo. El Mago que está lleno con secreto auto-desprecio y culpa, y que se ve a sí mismo en una luz infeliz, no puede esperar lograr resultados notables. El Mago debe purgar de su mente algo que tendería a rebajarlo a sus propios ojos; éste es uno de las principales razones por las que el Mago debe evitar substancias adictivas a toda costa. El único momento en que el Mago Satánico debe tener legítimamente sentimientos de culpa es cuando ha sucumbido a sus propias debilidades, cuando ha traicionado a su Voluntad. El concepto de ciertas acciones que son inherentemente “malas” (o sea, el concepto Judeo / Christiano / Islamico de Pecado) no es racional, y debe rechazarse de entrada por el Mago Satánico. Si el Mago Satánico ha tomado una decisión consciente de hacer algo, basado en el peso de la evidencia y un proceso lógico de decisión-fabricación, que entonces él debe regocijarse en su opción y no debe tener remordimientos.

Publicación January 25, 2022
satanismo Ultimas publicaciones

Sociales

Dzulúm usa tecnologias:

Dzulum Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.